ESTRÉS CALÓRICO ¿QUÉ PODEMOS HACER? ¿DIETAS FRÍAS, MANEJO DEL AMBIENTE?

281

 

 

 

¿QUÉ PODEMOS HACER? ¿DIETAS FRÍAS, MANEJO DEL AMBIENTE?

 

ESTRÉS CALÓRICO

INTRODUCCIÓN
Hace algún tiempo atrás hemos asistido a una charla sobre estrés por calor en la cual disertaba Marcelo Oberto, un veterinario argentino radicado en Estados Unidos y al escucharlo nos «pateó» el tablero sobre algunos aspectos de las dietas frías, es por ello que nos contactamos con Marcelo y hemos escrito este articulo que esperamos sea de utilidad.

Dr. Marcelo F. Oberto*, Ing. Agr. Martín A. Reitú** e Ing. Agr. Miguel Ángel Pirra**. D.V.M. Marcelo F. Oberto*, Ing. Agr. Martín A. Reitú** Producir XXI, Bs. As., 15(182):36-39.e Ing. Agr. Miguel Ángel Pirra**D*iv. . N

EL ESTRÉS Y EL AMBIENTE

Las vacas comienzan a experimentar algún tipo de estrés por calor cuando el índice de temperatura y humedad excede las 26 unidades de ITH C. Como vemos este índice relaciona la temperatura con la humedad relativa ambiente. Esto es así por la forma de eliminar calor de las vacas que veremos más adelante. Este limite parece ser muy bajo pero por encima de esta temperatura ambiente, más el calor producido por la propia combustión corporal hace que la habilidad de la vaca para eliminar el calor sea cada vez menor.
La temperatura confort para las vacas está entre 7 y 28 grados centígrados, si la humedad no supera el 60 %. El Gráfico 1 nos muestra una zona verde que es la zona de confort para las vacas lecheras, en amarillo la zona de estrés leve, en rojo la zona de estrés severo y en negro la zona de muerte.

En nuestra zona de Devoto, al este de la provincia de Córdoba, varios días dentro de la época calurosa tenemos arriba de 28° C y humedad relativa superior a 60 %.

¿Cómo determinamos prácticamente si la vaca está bajo estrés por calor?

Muy simple:
1) Contar la frecuencia respiratoria, la normal va desde 26 a 50 respiraciones por minutos; si el animal se encuentra bajo estrés por calor la frecuencia alcanza valores por encima de 65 respiraciones por minuto en al menos un 10% del rodeo.
2) Otro indicador es la temperatura rectal: si es mayor de 39oC tiene estrés por calor.
3) Si el consumo de materia seca cae un 10% hay estrés por calor.
4) Si además tenemos una caída del 7% ó más en la producción de leche tenemos vacas con estrés por calor.

¿COMO CONTRARRESTA LA VACA ESTE ESTRÉS?

La vaca trata de eliminar el calor aumentando la frecuencia respiratoria, (enfriamiento respiratorio) pero el área pulmonar de las vacas con respecto al volumen de masa corporal es muy pequeño con respecto a otras especie; todo lo anterior nos dice que es insuficiente la eliminación de calor por medio de esta técnica.

Otra forma de eliminar el calor seria sudando (enfriamiento evaporativo) pero ¿alguien ha visto una vaca sudada como un caballo después de una carrera?, obviamente que no, aunque las vacas tienen glándulas sudoríparas, no lo hacen profusamente es por ello que este mecanismo tampoco es funcional para las vacas. En síntesis, las vacas son ineficientes en la eliminación de calor.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA AYUDAR A QUE NO SEA TAN SEVERO ESTE TIPO DE ESTRÉS?

Bien, por la parte nutricional, no es mucho lo que podemos hacer. Siempre se habló de dietas frías, el concepto era utilizar fuentes de rápida fermentación en el rumen para no generar calor endógeno (fermentación) y también contrarrestar la disminución de consumo de materia seca que experimentan las vacas bajo los efectos del calor así concentrando la densidad energética de la dieta poder cubrir los requerimientos del animal. Cuidado: las vacas a medida que el calor aumenta empiezan a jadear y el jadeo se caracteriza por un frecuencia respiratoria baja pero de mayor volumen tidial, que causa alcalosis respiratoria con altas pérdidas de dióxido de carbono; las vacas tratan de compensar esta situación con la eliminación de bicarbonatos a través de la orina.

También hay una disminución del bicarbonato salival a consecuencia del babeo, por lo tanto ese bicarbonato salival en lugar de ir al rumen para contrarrestar los ácidos producidos, se pierde con el excesivo jadeo. Esto trae como consecuencia un rumen con mayor posibilidad de acidosis, por lo tanto aumentar la cantidad de almidones, azucares de rápida degradación en el rumen (dieta fría) para aumentar la densidad energética de la dieta para contrarrestar la caída de consumo de materia seca, puede desembocar con facilidad en una acidosis metabólica, y entonces, en vez de una solución creamos otro problema, por lo tanto se debe considerar el concepto de dieta fría en lo siguiente: no dar forrajes y/o alimentos de baja calidad que llevan mucho tiempo de fermentación en el rumen y por ello un aumento del calor endógeno, pero no se debe de abusar de fuentes de hidratos de carbono de fácil fermentación ruminal porque tenemos un rumen más propenso a acidosis. (Ver Gráfico 1, Problemas de las dietas frías).

ARTÍCULO COMPLETO   ESTRES CALORICO QUE PODEMOS HACER DIETAS FRIAS MANEJO DEL AMBIENTE