ESTRES OXIDATIVO: EFECTO EN LA FUNCIÓN INMUNE Y LA SALUD LACTEA

279

 

 

 

 

LA FUNCIÓN INMUNE Y LA SALUD LACTEA

El estrés oxidativo ocurre de manera normal durante la respuesta inflamatoria del sistema inmune a la infección o herida. La inflamación tiene un rol crucial en la respuesta del cuerpo al daño tisular y por patógenos. Sin embargo, la evidencia apunta al estrés oxidativo proveniente de la inflamación crónica como un factor que contribuye a una variedad de trastornos de producción y salud en el ganado.

Julia Hamann, D.V.M.
Gerente de Marketing, Área Rumiantes Diamond V

La investigación indica que el estrés oxidativo en el ganado lechero es un factor subyacente significativo en las respuestas inflamatorias e inmunitarias alojadas disfuncionales, lo que puede incrementar susceptiblemente hasta llegar a una variedad de trastornos de salud (Sordillo and Aitken, 2009). Estas enfermedades incluyen septicemia, mastitis, acidosis, cetosis, enteritis, neumonía, y otras enfermedades (Celi, 2010).

Estudios anteriores sugerían que suplementos con ciertos antioxidantes podían disminuir la severidad de las enfermedades infecciosas y metabólicas (Miller et al., 1993). Desde entonces, los investigadores han tratado de comprender mejor la respuesta inflamatoria inmunitaria, el estrés oxidativo y el uso potencial de antioxidantes alimenticios en el ganado lechero. La necesidad de dichos productos ha sido cada vez mayor debido al rendimiento creciente de las vacas lecheras modernas.

Julia Hamann, D.V.M. Gerente de Marketing, Área Rumiantes Diamond V

Inflamación: Normal y necesaria en el equilibrio

Attachment.jpeg

La inflamación es un componente necesario en el sistema inmunológico. Es una respuesta inicial al estímulo doloroso, como una infección o una herida, y es clave en la respuesta del cuerpo a los daños tisulares y por patógenos. La inflamación ayuda durante la eliminación de patógenos y la conducción de células inmunitarias (macrófagos y neutrófilos) a sitios de la herida para eliminar células dañadas o infectadas. Este tipo de inflamación (inflamación aguda) ocurre como la «respuesta de fase aguda» y es una parte importante de una respuesta saludable a la infección o herida.

Sin embargo, la inflamación que persiste luego de la respuesta y el estímulo inicial es la inflamación crónica, que puede ser dañina para el animal. La respuesta inflamatoria normal genera estrés oxidativo, que ocurre cuando la actividad oxidante supera la capacidad neutralizadora de los antioxidantes disponibles.

Entre los oxidantes se incluyen los «radicales libres» que se forman cuando el oxígeno interactúa con ciertas moléculas, lo que deriva en átomos altamente reactivos o grupos de átomos con un número impar de electrones, que incluyen electrones «libres» disponibles para el emparejamiento. Los antioxidantes son compuestos que pueden «donar» un electrón, y de ese modo neutralizar efectos oxidativos. Los antioxidantes pueden retardar, prevenir o eliminar el daño oxidativo a una molécula objetivo (Halliwell and Gutteridege, 2007).

Prácticamente todo proceso metabólico en el animal puede crear estrés oxidativo. Por esta razón, ciertos nutrientes esenciales, como la vitamina E y el selenio, cuentan con importantes funciones antioxidantes.

Formación de ERO y daño oxidativo

Las especies reactivas del oxígeno (ERO) son los radicales libres más abundantes en un sistema biológico. Las ERO se forman de manera continua como derivados normales del metabolismo celular y, en bajas concentraciones, son esenciales para varios procesos fisiológicos. Es por esto que es conveniente cierto nivel de ERO.

Sin embargo, una vez formados, estos radicales altamente reactivos pueden comenzar una reacción en cadena, como piezas de dominó que van cayendo. Los objetivos biológicos principales incluyen lípidos, proteínas y otras macromoléculas. El peligro principal de las ERO proviene de un daño que pueden producir cuando reaccionan con componentes celulares importantes como el ADN o la membrana celular. Si esto ocurre, las células pueden funcionar mal o morir.

Defensas antioxidantes

Para prevenir el daño radical libre, el cuerpo tiene un sistema de defensa antioxidante. Los antioxidantes endógenos se pueden dividir en tres grande grupos:

  • Enzimático, la forma principal de defensa antioxidante intracelular;
  • Proteína no enzimática, encontrada principalmente en el plasma, y
  • No enzimático de bajo peso molecular, que se encuentra en el plasma y en fluidos intra y extracelulares.

Las enzimas antioxidantes dependientes de Selenio (Se) son los sistemas mayormente estudiados con respecto a la salud y el bienestar del ganado lechero. Muchos de los efectos beneficiosos a nivel de salud del Se están mediados por selenoenzimas antioxidantes. La glutatión peroxidasa citosólica (GPX1) es la selenoenzima asociada más frecuentemente con la función antioxidante en el ganado. GPX1 se usa frecuentemente como una herramienta de diagnóstico cuando se evalúa el estado de Se en vacas lecheras (Celi, 2011).

Enfermedad y estrés oxidativo

La mayoría de los problemas de salud en las vacas lecheras ocurren durante el parto y se relacionan a la dificultad que tiene la vaca para adaptarse a las necesidades de nutrientes para la lactancia. La relación entre una pérdida total de potencial antioxidante y los cambios psicológicos asociados con el parto está bien establecida tanto para humanos como para vacas lecheras (Bernabucci et al., 2005; Sordillo et al., 2007). El estrés antioxidante durante el período de transición puede ser una causa subyacente importante de la disfunción inmune e inflamatoria en ganado lechero, tal como sostienen los estudios in vivo e in vitro (Sordillo and Aitken, 2009).

ARTICULO COMPLETO  ESTRES OXIDATIVO- EFECTO EN LA FUNCION INMUNE Y LA SALUD LACTEA