BIOLOGÍA DE LA LACTACIÓN

373

 

 

 

 

BIOLOGIA DE LACTACION

La actual coyuntura, como sabemos, está llevando al límite al sistema ganadero en la costa del Perú por diversos factores; la intención con el presente documento es continuar brindando alternativas de mejora, como ha sucedido en artículos anteriores.


M.V.Z Ricardo Lizarzaburu Castagnino
 Asesor Técnico Phartec

Diversos factores a nivel nacional, regional y mundial están generando un escenario bastante complejo, como por ejemplo la crisis de contenedores.

 

la crisis de hidrocarburos y Gas Natural en Europa, crisis energética en China, India y Europa, escasez de fertilizantes, cambio climático, crisis hídrica, entre otros; lo que hace suponer para diversos analistas y para la FAO, que hemos entrado a una etapa de crisis alimentaria. Sin embargo, el tomarla como una amenaza o como una oportunidad está en cada uno de nosotros.


Según la FAO (2001), la seguridad alimentaria existe cuando se tiene, en todo momento, acceso al alimento en cantidad
 suficiente, seguro y nutritivo, cumpliendo con las necesidades y preferencias para una vida activa y saludable. El sistema alimentario debe de ser suficiente, accesible, sustentable y adaptable. En base a lo anteriormente expuesto, ¿nuestro sistema ganadero cumple con las características anteriormente mencionadas?

La producción ganadera doméstica tiene gran importancia en el sistema alimentario como sabemos, pues contribuye con el 17% de las Kcal recomendado y con el 33% del consumo de proteína a nivel mundial, provee de ingresos a un séptimo de la población mundial y los sistemas mixtos (cereales – ganado) producen el 50% de los cereales y estiércol, los que se usan como fertilizantes. El estiércol es fuente del 23% de nitrógeno utilizado en sistemas productores de granos y de un 12% de todos los cultivos del mundo. Pero más allá de lo mencionado, si buscamos una visión más ecológica e integrada los rumiantes, como las vacas lecheras, convierten alimentos que no pueden ser aprovechados por el ser humano (celulosa, hemicelulosa) en proteína, principal nutriente de todos los animales, incluida la especie humana.


La máxima conversión energética por fotosíntesis de las plantas es de 4.78Mcal/ m2 de luz solar, esto significa que las

plantas son eficientes entre un 0.5 a 1.0% en la utilización de este recurso, siendo la caña de azúcar la especie más eficiente con un 8%. Esto significa que la densidad de forraje y la calidad de hojas determinan la eficiencia en la conversión de luz a biomasa; cultivos bien manejados presentan un 5% de eficiencia en la captación de luz solar.

Como sabemos, existen dos formas de carbohidratos producidos por las plantas: simple (glucosa) y complejo (almidón y fibra), siendo la celulosa (carbohidrato complejo) el polisacárido más común del planeta. Tomando en cuenta lo anterior, podemos observar que los rumiantes presentan ventajas evolutivas frente a otras especies, pues pueden consumir, procesar y transformar en proteína y otros nutrientes de altísimo valor biológico, productos o insumos que no pueden ser biológicamente utilizados por los seres humanos u otras especies. Por lo tanto, es indispensable poseer forraje de calidad y más aún que este no compita con otros sistemas productivos (aves, cerdos, humanos, etc.) para poder maximizar los rendimientos, productividad y el patrimonio de los accionistas de las empresas ganaderas. Para poder maximizar la eficiencia de estos grupos de especies, debemos tener siempre presente algunos conceptos biológicos y apostar por la eficiencia productiva, entendiéndose como aquellos puntos de la producción en que las empresas alcanzan el máximo posible de rendimiento en función de determinados recursos, adicionándole a este concepto la calidad de leche, en donde a mayor cantidad de solutos y menor cantidad de células somáticas, mayores serán los ingresos para el ganadero por este concepto, y mayor la rentabilidad, ya que se opera bajo un esquema de cultura de la calidad, subsanando los puntos críticos en la cadena de generación de valor y aplicando puntos de control.


ARTICULO COMPLETO BIOLOGIA DE LA LACTACION