GLÁNDULA MAMARIA, EN LA PRODUCCIÓN DE LECHE

422

 

 

 

 

GLÁNDULA MAMARIA, EN LA PRODUCCIÓN DE LECHE

LA CURVA DE LACTANCIA

Comienzo de la lactancia

Cuando la vaca o la novilla pare, se produce un cambio fisiológico muy importante en el tejido mamario. Antes del parto, los tejidos secretores de leche se desarrollan y se encuentran listos pero aparentemente se encuentran cerrados hasta que reciben la señal hormonal adecuada del parto. Estas señales provienen de la vaca misma y de la remoción de hormonas producidas por la placenta.

Todos los tejidos secretores de leche se encuentran presentes y listos antes del parto pero no pueden funcionar hasta que son «encendidos» por el parto.

– La glándula pituitaria anterior libera un pico de prolactina, y alguna veces hay un incremento sanguíneo del nivel de hormona de crecimiento. El ovario de la vaca incrementa su producción de estrógeno y la secreción de progesterona ovárica se detiene al parto.

– La separación de la placenta se lleva consigo la fuente de lactógeno placentario que sirve para estimular el desarrollo mamario en la preñez y es la fuente principal de progesterona que ha mantenido la preñez durante los estadíos avanzados.

El estímulo inicial para estos cambios proviene aparentemente del feto, cuyo aumento de hormonas cortico-adrenales aparentemente dispara el desprendimiento de la placenta. Ninguna de estas señales por sí mismas resultan en un comienzo completo de la lactancia; su acción conjunta es necesaria. Se necesita de una compleja interacción de eventos hormonales para comenzar la lactancia al parto. El disparo inicial proviene del feto.

A medida que estos cambios se presentan en la capacidad secretora de la glándula mamaria, existe también la movilización de enzimas que procesan la materia prima para los diferentes componentes de la leche: proteínas, carbohidratos, grasa y otros.

Figura 4.1: La producción de leche y el ciclo reproductivo se encuentran estrechamente ligados. La forma de la curva de lactancia difiere de un sistema de manejo lechero a otro.

La progesterona inhibe la formación de la enzima sintetasa de lactosa, necesaria para sintetizar lactosa. Esta enzima se encuentra formada por dos subunidades.

Una unidad es la -lactoalbúmina, que se forma cuando los niveles de progesterona descienden. Una vez que la enzima sintetasa de lactosa se encuentra completa, la lactosa puede producirse en el alvéolo. Esto produce también que el agua sea arrastrada hacia adentro del alvéolo desde la sangre, proveyendo de los fluidos que llevan los otros constituyentes de la leche.

CURVA DE LACTANCIA

La producción de leche se incrementa en las primeras tres a seis semanas de lactancia y luego, a partir de allí, declina gradualmente. Típicamente las vacas son secadas deliberadamente dos meses antes del próximo parto. Este período de descanso es necesario para maximizar la producción de leche en la siguiente lactancia. La cantidad de leche real y la forma de la curva de lactancia se encontrarán afectadas por el parto, época de parto, región geográfica y varios factores de manejo incluyendo nutrición y frecuencia de ordeño. La producción de leche se incrementa en las primeras semanas de lactancia, luego declina gradualmente.

Debido a que la forma de la curva es regularmente constante, la producción de leche en el comienzo de la lactancia puede ser utilizada para calcular la total producción proyectada de la lactancia. La Tabla 4.1 provee una guía para estimar la producción total de la lactancia (305 días).

Factores para predecir la producción por lactancia Mes de Lactancia Días en Lactancia Novillas de primera lactanciaVa de segunda o más lactancias 1 16 0.348% 0.371% 2 46 0.409% 0.421% 3 77 0.397% 0.400% 4 107 0.381% 0.376% 5 138 0.362% 0.350% 6 168 0 0.326% 7 199 0.323% 0.299% 8 229 0.301% 0.276% 9 260 0.277% 0.248% 10 290 0.249% 0.211% * Seleccione el mes y el punto medio y divida la producción de ese día por el porcentaje correspondiente. Por ejemplo, una vaca adulta que produce 25 kilos el día 77 se espera que produzca aproximadamente 25/0.400×100=6250 kilos en 305 días.

BAJADA DE LA LECHE

En su forma normal, la leche se libera cuando el ternero mama; en el hato lechero, la vaca debe ser entrenada para responder a señales en un ambiente no natural. Las células mioepiteliales (músculo liso) que rodean cada alvéolo, se encuentran bajo un control hormonal. Cuando las mismas son estimuladas, se contraen y expulsan la leche hacia el sistema de conductos de la ubre. El disparo de la señal hormonal es una combinación de reacciones hormonales y nerviosas. La vaca responde a un estímulo de su sistema nervioso (sentidos) que le indican que el ternero se encuentra listo para mamar o que el ordeño está por comenzar. Estas pueden ser señales visuales (ver al ternero) o señales auditivas (escuchar al ternero o ruidos asociados con el ordeño) o señales táctiles (sentir al ternero presionando la ubre o el lavado de la ubre en preparación para el ordeño). La glándula pituitaria posterior libera la hormona oxitocina en respuesta al estímulo nervioso. La oxitocina es llevada en la sangre y se une a las células mioepiteliales que se contraen, causando la liberación o bajada de la leche.

Mecanismos nerviosos y hormonales que controlan la «bajada» de la leche. Este reflejo neuroendócrino (nerviohormona) puede llegar a ser una buena medida de protección evolucionaría, la vaca no «gastará» leche cuando el ternero no se encuentra alrededor mamando. Estímulos nerviosos negativos, tales como ruidos no familiares, o dolor, pueden inhibir la liberación de leche. Este efecto se encuentra mediado por otra hormona, adrenalina. Por lo tanto el ordeño debe llevarse a cabo en un lugar tranquilo y familiar. Los ruidos, gritos y golpes harán que las vacas reduzcan la bajada de la leche y por lo tanto el ordeño.

Las razas bovinas Europeas y Cebú difieren marcadamente en la respuesta de bajada de la leche. Mientras que las principales razas lecheras Europeas, la Holstein y la Jersey responden bien a los estímulos artificiales que llevan a un ordeño mecánico o manual, la raza Cebú puede llegar a necesitar ver o estar en contacto con su propio ternero para que la bajada se produzca. Esto, obviamente, las hace menos adaptables al tipo de instalación de ordeño y a la máquina de ordeñar. En algunos sistemas de producción se le permite al ternero mamar un pezón mientras que los otros cuartos se ordeñan a mano; otros «trucos» para conseguir la bajada de la leche en Cebús son atar al ternero a la cabeza de la vaca mientras que la misma se ordeña a máquina.

ARTICULO COMPLETO PRODUCCION DE LECHE EN LA GLANDULA MAMARIA