LA LUPA EN LOS COSTOS FIJOS DE LAS LECHERIAS

288

 

 

 

 

LA LUPA EN LOS COSTOS FIJOS DE LAS LECHERIAS

Los denominados gastos fijos de la empresa en su conjunto, agrupados usualmente en tres grandes rubros (administración, estructura e impuestos) son aquellos independientes de la actividad que se lleve a cabo (agricultura, ganadería, tambo). Son motivo de análisis y discusión muchas veces, de modo que son un tema interesante a desgranar en detalle, en este caso en la empresa tambera.

Félix Fares

Detalle, en este caso en la empresa tambera.
Para no generar conclusiones, que suelen aparecer en más de una oportunidad, es importante, como primer paso, distinguir qué rubros se pueden considerar como gastos fijos, para separarlos de aquellos que son variables. Y tanto unos como los otros lo son en función, en este caso, de una variable: la producción de leche.

Bajo esa premisa, ni la alimentación, gastos de inseminación, ni los gastos de sanidad son fijos. La alimentación, el rubro de mayor incidencia, abarca desde los suplementos producidos en el campo (rollos, silos, verdeos, pasturas), hasta los comprados, incluyendo su flete.

En el caso del personal, que es el segundo rubro en importancia luego de la alimentación, puede ser fijo o variable en función del sistema de remuneración considerado. En caso de que sea con tambero mediero, que constituye la mayoría de los casos, sería variable, mientras que si es por sueldos, pasa a ser fijo. Y quedan todavía otros rubros como la inseminación, que también es variable.

Queda aún un grupo de gastos a analizar: mantenimiento de instalaciones, maquinaria (repuestos y reparaciones, combustibles, lubricantes y seguros), mantenimiento de equipo de ordeñe, limpieza del mismo, control lechero y gastos varios. Esos rubros de costos son un mix, es decir que son en parte directos pero en parte indirectos, según como se analicen.

Entonces ¿a qué apunta este primer análisis de distinguir los que realmente son gastos fijos? Al hecho de que se suele escuchar el caso de empresas que, con el argumento de que hay que diluir los que se suponen son gastos fijos, y asociado a ello que se desea aumentar la facturación bruta del tambo, el objetivo es producir la mayor cantidad de leche, lo cual se traduce muchas veces en ordeñar la mayor cantidad de hacienda, al margen de los datos de producción individual de los diferentes rodeos.

ARTICULO COMPLETO   PONIENDO LA LUPA EN LOS COSTOS FOJOS DEL TAMBO