IMPORTANCIA DE LOS REGISTROS EN LOS PROBLEMAS PODALES

92

 

 

 

LOS REGISTROS EN LOS PROBLEMAS PODALES

Cuando se aborda la problemática de las cojeras, sorprende constatar que muchos agricultores no conocen con exactitud cuántas vacas cojas tienen en su rebaño. A continuación se explica la importancia de realizar una calificación -periódica y a todo el hato- de acuerdo al puntaje de locomoción.

Si de cojeras se trata, la gran mayoría de los productores trabaja bajo el sistema en el cual la persona que realiza el arreglo de las pezuñas aparta las vacas evidentemente cojas para su revisión, siempre y cuando éstas no superen su capacidad de revisión, lo que en muchos casos sucede.

Dr. José Borkert. MV, MSc. Especialista en Podopatologías

La idea es no esperar estas instancias, cuando el problema ya está establecido. Lo importante es actuar anticipadamente y revisar las vacas con cojera subclínica (grado 2 de locomoción, según escala de 1 a 3). Cuando identificamos las vacas cojas el paso siguiente es revisarlas en el brete. Aquí hay un hecho que cobra mucha importancia. Si bien en el tiempo que llevo trabajando en esta área, ya he superado la revisión y despalme de 1400 vacas a nivel de las cuatro extremidades, mis registros me demuestran que aproximadamente un 26% de las lesiones se encuentran en los miembros anteriores, los cuales muchas veces no son revisados dada la incomodidad de los bretes existentes (actualmente se está trabajando en las mejoras de estos modelos).

En relación al manejo de los registros de cojeras, es necesario determinar “qué” es importante registrar y “para qué”. Además es muy importante tener las cosas claras en relación al diagnóstico de lesiones, pronóstico y tratamientos, variables muy distintas y abordables por separado.

Los registros deben cumplir con ciertas normas: ser confiables, actualizados periódicamente, proveer suficientes pero no excesivos datos para trabajar y con ellos se debe concluir algo que ayude a la toma de decisiones.

Como dice Jan Shearer, DVM, MS de la Universidad de Florida: “Un sistema de identificación de lesiones es fundamental, los términos utilizados por los técnicos podales no son uniformes. Consecuentemente, la información de los problemas podales es frecuentemente difícil de interpretar de un predio a otro”.

Para llevar los registros de lesiones es necesario tener un cuaderno, en donde se apunte en el más siguiente orden: la fecha, el número de la vaca, miembro afectado, pezuña afectada, lesión encontrada y tratamiento realizado. Aquí lo importante es no mezclar la información, ya que debemos pensar que después hay que analizar la información recolectada. Es fundamental que sea práctico de llenar y que entren varias vacas por hoja.

Las lesiones se pueden clasificar de muchas maneras. Según su origen o en relación a su ubicación. Por ejemplo, muchas veces se registra úlcera solear o úlcera plantar; lo relevante es que hablamos de una lesión que se llama úlcera, indistintamente se encuentre en la suela o en la planta. Por otro lado muchos utilizan el término empedradura, el cual lo asocian a la presencia de piedras a nivel de la línea blanca. Esto técnicamente se denomina enfermedad de la línea blanca. Aquí es necesario preguntarse cómo lo llamarían si encontraran algún elemento en esta zona distinto de piedras, como alambres, clavos, etc.

Una de las clasificaciones que actualmente se utiliza, es según el origen (etiología) de la lesión, pudiendo ser infecciosas o no infecciosas. Esto básicamente podrá ayudar a determinar cuáles son las causas de la presentación del problema, y cuáles son los pasos a seguir para controlar el problema (Figura 1).

Lesiones de origen no infeccioso

Cuando hablamos de lesiones de origen no infeccioso hacemos alusión a una problemática multifactorial. Aquí entra a jugar la nutrición -con todos sus componentes-, así como las características medioambientales a las que son expuestas las vacas, como largas caminatas, tipos de suelos (unos más abrasivos que otros) o en relación a su dureza o cantidad de horas de pie sobre estas superficies. Estas lesiones son las siguientes:

Callo Interdigital

Corresponde a una reacción de la piel interdigital que forma una masa firme que ocupa parte o todo el espacio interdigital. Puede ser hereditario.

ARTICULO COMPLETO   IMPORTANCIA DE LOS REGISTROS EN LOS PROBLEMAS PODALES