Jue. Jun 13th, 2024

INTERPRETACIÓN DE LOS ANÁLISIS DE AGUA DE BEBIDA PARA GANADO LECHERO

OEA Por OEA Abr12,2023

 

 

 

INTERPRETACIÓN DE LOS ANÁLISIS DE AGUA DE BEBIDA PARA GANADO LECHERO

Este artículo describe algunos de los contaminantes comunes que se encuentran en los suministros de agua en Pensilvania y su efecto potencial en las vacas lecheras.

Bryan Swistock
Former Senior Extension Associate; Water Resources Coordinator Pennsylvania State University

La experiencia en Pensilvania ha demostrado que los contaminantes visuales, como el hierro, el manganeso y el sulfuro de hidrógeno, son las causas más comunes de problemas relacionados con el agua en los rebaños lecheros. Estos contaminantes provocan sabores u olores que dan lugar a una reducción del consumo de agua y de la producción de leche. Otros contaminantes, como los nitratos o los metales pesados, pueden causar efectos en la salud de los rebaños lecheros.

Nota: Aunque se han realizado varios estudios para relacionar los problemas de calidad del agua con la salud o el rendimiento del ganado, las conclusiones específicas sobre las concentraciones en las que los contaminantes del agua causan problemas suelen variar entre los distintos estudios. Este artículo intenta proporcionar el mejor consenso sobre los niveles de preocupación para los contaminantes comunes, pero los lectores deben visitar las referencias que se enumeran al final para obtener más información sobre la gama de conclusiones para cada contaminante.

pH

Pocos estudios han relacionado el pH del agua con problemas de salud o rendimiento del ganado. Adams y Sharpe (1995) sugirieron que el pH del agua debería estar entre 5,1 y 9,0 basándose en experiencias con rebaños lecheros en Pensilvania. Sugirieron que el agua ácida con un pH inferior a 5,1 puede aumentar los problemas relacionados con la acidosis crónica o leve, mientras que el agua con un pH superior a 9,0 puede dar lugar a problemas relacionados con la alcalosis crónica o leve. Otros autores han recomendado un rango de pH más estricto, entre 6,0 y 8,5, basado en gran medida en observaciones de campo más que en estudios controlados. Sugerimos que los suministros de agua con un pH inferior a 6,0 o superior a 8,5 se evalúen más a fondo cuando se produzcan problemas inexplicables de salud o rendimiento del rebaño.

Sólidos totales disueltos (TDS)

Los TDS son la suma de todos los contaminantes inorgánicos del agua. El agua potable con menos de 1,000 miligramos por litro (mg/L) de TDS es ideal para las vacas lecheras. Los niveles de 1.000 a 3.000 mg/L suelen ser satisfactorios, pero pueden causar varios problemas de rendimiento dependiendo del contaminante exacto que cause el TDS elevado. Los niveles superiores a 3.000 mg/L son más propensos a causar un agua de mal sabor que puede dar lugar a una reducción de la ingesta de agua y de la producción de leche, de nuevo dependiendo de los contaminantes exactos que causan la alta concentración de TDS. En general, el agua con un TDS superior a 1.000 mg/L tiene el potencial de causar problemas al ganado y debe ser analizada para detectar los principales minerales, sales y metales del agua.

Nitrato-Nitrógeno y Nitrito-Nitrógeno

Los nitratos pueden aparecer tanto en los alimentos como en el agua y el riesgo es aditivo. Por este motivo, los ganaderos deben estar atentos a los niveles de nitratos tanto en el agua de bebida como en los alimentos. Aunque los niveles de nitrato-nitrógeno por encima de 10 mg/L en el agua de bebida pueden ser perjudiciales para los bebés, las investigaciones han demostrado que el ganado puede tolerar generalmente concentraciones de nitrato-nitrógeno ligeramente superiores. Las concentraciones de agua potable superiores a 20 mg/L de nitrato-nitrógeno podrían plantear problemas de salud para el rebaño en función de las concentraciones en los alimentos (que deben evaluarse cuidadosamente). Los niveles de nitrato-nitrógeno superiores a 100 mg/L en el agua de bebida representan un mayor riesgo para la fertilidad y otros problemas de salud, de nuevo en función de la ingesta de alimentos.

Dureza, calcio y magnesio

La dureza es principalmente una medida del calcio y el magnesio en el agua. El agua dura causa muchos problemas visuales con el uso del agua, como la restricción del flujo de agua por los depósitos minerales, pero generalmente no afecta negativamente a las vacas. Las concentraciones extremadamente altas de calcio o magnesio por encima de 500 mg/L deben incluirse en la formulación de la ración.

Sodio

El sodio en el agua rara vez es problemático para el ganado lechero, pero las concentraciones de sodio deben incluirse en la formulación de la ración si los niveles superan los 20 mg/L.

Hierro y manganeso

El hierro y el manganeso son contaminantes muy comunes que pueden aparecer de forma natural en las aguas subterráneas o procedentes de actividades mineras cercanas. Ambos causan manchas severas y un sabor metálico en el agua, lo que resulta en una reducción de la ingesta de agua y de la producción de leche. Los niveles de hierro superiores a 0,3 mg/L y las concentraciones de manganeso superiores a 0,05 mg/L son suficientes para causar un sabor desagradable en el agua que puede provocar una reducción de la ingesta de agua y de la producción de leche.

ARTICULO COMPLETO     INTERPRETACION DE LOS ANALISIS DE AGUA DE BEBIDA PARA GANADO LECHERO

 

OEA

By OEA

Ganadero,

Related Post