LA IMPORTANCIA DE LOS DETALLES EN EL MANEJO DEL SECADO

246

LA IMPORTANCIA DE LOS DETALLES EN EL MANEJO DEL SECADO

En las siguientes páginas proponemos un enfoque integral a la hora de abordar el periodo seco, al que hemos denominado “Plan de Cinco Puntos en el Manejo del Secado”, a través del cual revisaremos algunos de los detalles que consideramos fundamentales para ponerlo en marcha de manera correcta.

Carlos Carbonell, Laura Elvira Equipo Técnico Veterinario de Ruminantes MSD Animal Health

INTRODUCCIÓN

En 1963 los viticultores franceses pidieron al eminente químico francés Louise Pasteur ayuda para evitar que se les estropeara el vino durante su transporte. Por este motivo, Pasteur descubrió que, calentando el vino a una determinada temperatura y tiempo, se eliminaban las bacterias que lo dañaban, sin alterar un ápice su calidad y su sabor. Sin embargo, si no se cumplían rigurosamente los tiempos y temperatura establecidos, los resultados eran muy distintos. La consecuencia de este hallazgo revolucionó el comercio y el desarrollo de esta industria. Esta historia pone en evidencia cómo en muchos casos el resultado final depende en gran medida de la suma de cuidar los pequeños detalles, aunque algunos de ellos puedan parecer a priori que carecen de importancia. Esta premisa cobra especial relevancia en las rutinas de trabajo en una ganadería de leche, incluyendo, cómo no, el manejo de la salud de ubre en la vaca seca.

El periodo seco es un tiempo de descanso necesario para que la vaca regenere su tejido mamario después de una larga lactación, de forma que pueda maximizar su producción en la siguiente lactación. Al mismo tiempo, es la fase de mayor importancia en el control de la salud de la ubre, ya que en esta etapa se presenta una oportunidad para la curación de las infecciones intramamarias adquiridas durante la lactación previa (1, 2). Sin embargo, es a su vez la época de mayor riesgo para adquirir nuevas infecciones por patógenos ambientales (3-5), especialmente al inicio (durante la involución mamaria) y al final del periodo (durante las semanas previas al parto o calostrogénesis) (6).

“EL PERIODO SECO ES LA FASE DE MAYOR IMPORTANCIA EN EL CONTROL DE LA SALUD DE LA UBRE DE LA VACA LECHERA”

De ahí que el manejo del periodo seco pueda determinar la cantidad de mamitis subclínicas de un rebaño y el riesgo de padecer mamitis clínica en la lactación temprana. Por ello, los fallos de manejo penalizarán la producción y supervivencia de las vacas en la siguiente lactación (7, 8).

EL MUNDO ESTÁ CAMBIANDO

Un poco de historia nos ayuda a entender por qué durante mucho tiempo se ha recomendado el uso generalizado de tratamiento antibiótico de secado.

A finales de los años 60, investigadores del Reino Unido, ante el problema generalizado de calidad de leche, tanto de mamitis clínicas como subclínicas en la industria lechera, elaboraron un plan de control de mamitis de cinco puntos (9,10).

Uno de estos cinco puntos consistía en el tratamiento antibiótico intramamario sistemático a todos los animales en el momento del secado. El propósito era doble: por un lado, disminuir el alto porcentaje de vaca infectadas, principalmente por patógenos contagiosos como S. aureus o Str. agalactiae, adaptados a vivir en la ubre. Por otro lado, este antibiótico de larga acción ayudaba a prevenir las nuevas infecciones durante el periodo seco.

El éxito de este plan de 5 puntos fue evidente, pues logró reducir en gran medida los casos de mamitis clínica y el recuento de células somáticas en el tanque de leche (10). Como consecuencia, su implementación se extendió, con ciertas modificaciones, a los países que contaban con una industria lechera importante.

Después de años trabajando, la calidad de leche de las granjas ha mejorado claramente, y por eso, las preocupaciones en el sector lácteo han cambiado. Hoy en día, los consumidores reclaman otras exigencias al sector, teniendo cada vez más peso los requisitos a nivel medioambiental (huella de carbono), el bienestar animal o el buen uso de los antibióticos.

Debido al problema que supone el rápido incremento de las resistencias bacterianas a los antibióticos, en 2014 se creó en España un Plan Nacional de Resistencia a los Antibióticos (PRAN), coordinado por la Agencia Española del Medicamento (AEMPS) que, con el fin de reducir el uso de antibióticos mediante la colaboración con el sector, impulsó un plan voluntario específico para el sector del vacuno lechero.

ARTICULO COMPLETO   LA IMPORTANCIA DE LOS DETALLES EN MANEJO DEL SECADO