LA SUPLEMENTACIÓN MINERAL Y SU BENEFICIO EN LA SALUD DE LA UBRE

180

 

 

 

 

SUPLEMENTACIÓN MINERAL Y SU BENEFICIO EN LA SALUD DE LA UBRE

En la ganadería lechera las estrategias nutricionales son necesarias para mejorar la salud animal y reducir pérdidas en la producción de leche.

MVZ Diego Esteban Hernández. Asesor técnico especialista en salud de ubre y calidad de leche de Laboratorios Virbac México.

Hoy en día sabemos que el período de transición (3 semanas pre-parto a 3 semanas post-parto) es considerado un período crítico para las vacas lecheras lactantes y debemos enfocarnos en el manejo nutricional en el este período, ya que en esta etapa hay una disminución en el consumo de materia seca (MS) y una alta demanda energética para mantener la producción de leche, lo que puede conducir a un balance energético negativo para el animal (Esposito, et al., 2014). La función del sistema inmunológico en vacas en el periparto, es un área de interés en la investigación, ya que la inmunosupresión que ocurre alrededor del parto tiene predisposición bien reconocida como factor de enfermedades infecciosa, tal como la mastitis en la lactancia temprana (Kehrli, et al., 1989; Mallard, et al., 1998; Hammon, et al., 2006).

Periodo de Transición

El manejo de la vaca en transición se ha convertido un punto crítico para la investigación en nutrición y fisiología durante los últimos 30 años. Primero, se reconoció que muchos de los trastornos metabólicos que afligen a las vacas durante el periparto están interrelacionados en su aparición y están relacionados con la dieta durante el período de preparto (Curtis, et al., 1985). También es conocido que la complementación mineral junto a un mayor contenido energético en la dieta administrada durante el preparto se asocia con una menor incidencia de desplazamiento de abomaso. Por otro lado, el aumento del contenido de proteína en dieta se asocia con una disminución de la incidencia de cetosis, retención placentaria (Curtis et al., 1985) y mastitis (Hammon, et al., 2006).

Durante el período de transición, hay una respuesta fisiológica normal en contra de la formación de radicales libres en el cuerpo a través de enzimas antioxidantes que están reguladas por minerales. Los minerales juegan un papel clave en el crecimiento, en la respuesta inmunológica y el desempeño reproductivo de las vacas lecheras (Shankar y Prasad, et al., 1998). De esta forma, la aplicación de minerales inyectables es una alternativa a la complementación dietética (Warken, et al., 2018).

Cetosis

Esta enfermedad es caracterizada por la alteración del metabolismo, originada por un déficit en el aporte de los carbohidratos, que induce al catabolismo de las grasas con el fin de obtener energía mediante la formación de cuerpos cetónicos, es la principal adaptación del metabolismo de los lípidos a la lactancia y se consigue movilizando las reservas de grasa corporal para satisfacer las necesidades energéticas generales de la vaca durante un período de balance energético negativo al comienzo de la lactancia. La grasa corporal se moviliza al torrente sanguíneo en forma de Ácidos Grasos No Esterificados (NEFA’s). Los NEFA’s se utilizan para hacer más de 40% de grasa de la leche durante los primeros días de lactancia (Bell, et al., 1995). Durante la absorción excesiva de NEFA ́s plasmáticos a través del hígado, se metabolizan en cuerpos cetónicos (acetoacetato, BHB y acetona) dentro de los hepatocitos, induciendo así la cetosis (White, et al., 2015).

Múltiples estudios han demostrado los beneficios de los minerales inyectables en la respuesta inmune, reduciendo la concentración de ?-hidroxibutirato (BHB), aumentando la actividad enzimática de superoxido dismutasa (SOD) y promoviendo la prevención de mastitis clínica y CCS de vacas lecheras (Machado et al., 2014; Ganda, et al. .2016). Alta concentración de BHB en la sangre promueve una menor actividad del sistema inmunológico, reduciendo la acción bactericida de los neutrófilos (Little, et al., 2016). Por otra parte, a mayor concentración sanguínea de BHB,se disminuyen los niveles de globulinas y citoquinas en animales no suplementados con minerales (Warken, et al., 2018). Numerosos estudios mostraron que la presencia de BHB en sangre disminuye a corto y largo plazo las concentraciones plasmáticas de glucosa y glucagón en vacas lecheras (Zarrin et al., 2014), afectado el metabolismo sistémico y local de la ubre, al igual que la respuesta inmune local (Zarrin, et al., 2017). Además, recientemente se sabe que las vacas suplementadas con minerales inyectables tienen estimulación de la respuesta inmunológica y mayor actividad de enzimas antioxidantes (Soldá, et al., 2017).