LA VACA SECA – IMPORTANCIA DEL PERÍODO DE TRANSICIÓN EN LA SALUD POST-PARTO DE LAS VACAS DE ALTA PRODUCCIÓN.

374

 

 

 

LA SALUD POST-PARTO DE LAS VACAS DE ALTA PRODUCCIÓN.

Las vacas producen más leche por año, cuando el secado abarca entre 40 y 70 días, que cuando ese período de tiempo distinto.

Dr. Leonardo J. De Luca (Laboratorios Burnet)

Es fundamental respetar ciertas normas de manejo y nutricionales para mantener niveles económicos de producción.
Las vacas deberían parir cada 12 meses sus terneros, pues ellas son ordeñadas durante 305 días si el período de seca fuera de 60 y, de esa manera cumplirían los 365 días de intervalo. Como este interanual (intervalo parto-parto: IPP) es el ideal y cumplirlo es sumamente difícil, es que tenemos que disponer de toda la tecnología para tener por lo menos, un promedio de IPP no mayor a los 13 meses.
Cumplir con los requisitos nutricionales y metabólicos es fundamental para que el período de transición sea normal (preparto, parto, post-parto inmediato) y de esta manera, el período de seca no sea mayor ni menor a la cantidad de días previamente señalados.
Un período de seca mayor, incrementaría la producción de la siguiente lactancia, pero el tiempo de producción de leche total a lo largo de la vida será menor.
También se demuestra que cuando a las vacas no se les permitía el secado, producían única- mente el 75% en la segunda lactancia y el 62% en la tercera; con relación a las vacas con 50 – 60 días por cada período de secado.
Esto se debe a que la glándula mamaria necesita un tiempo para regenerar los tejidos de secreción de leche, ante la demanda de la nueva lactación.
El período de vaca seca comprende dos etapas: 1. Período de vaca seca (entre 60 y 30 días previos al parto) 2. Período de transición (entre 30 días pre parto y el parto)

1.Período de vaca seca a)
período de pre-secado Se debe iniciar en esta etapa un programa de alimentación restringida para detener la producción láctea. Se debe eliminar la alimentación a base de concentrados proteicos, los forrajes de buena calidad de leguminosas y el silaje de maíz, reemplazándolos por forrajes de menor calidad y granos con baja densidad energética y alta fibra. Definitivamente cambiar la relación forraje/concentrado que durante la lactancia era alta en concentrados, por una dieta alta en forraje.
Durante esta etapa es imprescindible tener en cuenta el estado corporal, el cual NO DEBE SER MENOR A 3,2 EN LA ESCALA DE 1 A 5.
Este período toma entre 4 y 14 días. Hay que secar a las vacas con ubres sanas, si es posible abruptamente. En esta etapa las vacas están susceptibles a contraer nuevas infecciones; por lo tanto se deben extremar las condiciones de higiene y tomar recaudos en cuanto a infecciones subclínicas o clínicas con patógenos mayores, fundamentalmente Staphylococcus aureus, coagulasa positivo.

En estos casos antes de realizar el secado las vacas deben ser tratadas con una antibioterapia específica para eliminar o disminuir estas patologías. Es aconsejable el uso de una combinación de amoxicilina/eritriomicina en cada cuarto y una inyección de 4 gramos de eritromicina intramuscular. Vigilar que en esta etapa no haya vacas con las ubres edematizadas, en estos casos deberán ser nuevamente ordeñadas, y luego suministrar l a terapéutica de secado convencional, siempre utilizando antibióticos que no interfieran las defensas naturales de la ubre y que sean los indicados de acuerdo a los patógenos intervi-nientes en el rodeo.

Este es el momento de iniciar las vacunaciones contra IBR, DVB, ROTA Y CORONA VIRUS, combinada con PASTEURELLAS, repitiendo las vacunaciones a los 15 a 20 días. Inyectar junto a la primera dosis de vacuna 20cc de MAGyCa 1 para asegurar una buena inmunidad.

b) Período de vaca seca
Una vez que la secreción termina, el período que viene es menos crítico en cuando al manejo ya que las vacas permanecen en espera por un lapso de 20 a 25 días a campo aguardando la siguiente etapa en la cual se define el futuro productivo y reproductivo de las mismas.

2. Período de transición
Este período se inicia a los 30 días pre parto y se extiende hasta los treinta días post parto. Esta etapa es de enorme importancia siendo vital seguir ciertas normas nutricionales y de manejo que minimicen las enfermedades metabólicas que acompañan al período puerperal inmediato tales como: hipocalcemias post-parto o coma puerperal, retención placentaria, desplazamiento del abomaso, cetosis, etc.

Como podemos observar, el mayor porcentaje de trastornos puerperales ocurren por una causa común, como son las patologías en el metabolismo del Calcio y del Fósforo. Podemos definir estas alteraciones en: enfermedades subclínicas, relacionadas al metabolis-mo del Calcio, como la Retención Placentaria; y enfermedades clínicas, tales como la Paresia post-parto hipocalcémica y la Paresia pre-parto hipofosfatémica.
El desplazamiento abomasal es otra patología específicamente relacionada a la hipocalcemia pre y post-parto con inercia de los compartimentos gástricos, específicamente del cuarto estómago, seguida del suministro de una dieta alta en concentrados y baja en fibra. Como vemos, son diversas patologías de graves consecuencias relacionadas a una alteración en el metabolismo mineral específicamente del calcio.
Como poder evitar (en lo posible) estas alteraciones metabólicas, tan frecuentes en vacas de alta producción, y que medidas tomar para que la cinética de los minerales en cuestión se realice de una manera sincronizada, justo en el momento del mayor estrés de las vacas como es el parto; es el tema que nos ocupa.

Attachment.jpeg

 ARTICULO COMPLETO   LA VACA SECA – IMPORTANCIA DEL PERIODO DE TRANSICION EN LA SALUD POST-PARTO DE LAS VACAS DE ALTA PRODUCCION.