LAS VACAS LECHERAS ALIMENTADAS CON UNA DIETA BAJA EN ENERGÍA ANTES DEL SECADO MUESTRAN SIGNOS DE HAMBRE

317

 

 

 

 

LAS VACAS LECHERAS ALIMENTADAS CON UNA DIETA BAJA EN ENERGÍA ANTES DEL SECADO MUESTRAN SIGNOS DE HAMBRE

A PESAR DE TENER ACCESO AD LIBITUM A LA ALIMENTACIÓN.

El secado es un paso importante en la gestión de las granjas lecheras comerciales y consiste en cesar la producción de leche de manera artificial en un punto específico en el tiempo, generalmente 2 meses antes del próximo parto.

Guilherme Amorim Franchi, Mette S. Herskin & Margit Bak Jensen

El secado generalmente implica cambios en la dieta, así como cambios graduales o abruptos en la frecuencia diaria de ordeño, lo cual puede afectar el bienestar de las vacas de alto rendimiento. Este estudio investigó los efectos aislados y combinados de diferentes densidades energéticas de la alimentación (dieta normal de lactancia versus dieta reducida en energía, ambas ofrecidas ad libitum) y frecuencias diarias de ordeño (dos veces versus una vez) en la motivación alimentaria de las vacas lecheras en dos días separados antes del secado (es decir, el día del último ordeño) utilizando un comedero con puerta de empuje. Durante ambos días, las vacas con la dieta reducida en energía empujaron más de cinco veces más peso para obtener la recompensa alimentaria final y fueron casi diez veces más rápidas para alimentarse con la primera recompensa que las vacas con la dieta normal de lactancia. Estos resultados ilustran la importancia de desarrollar un manejo del secado más amigable con el bienestar animal, ya que muestran que las vacas muestran signos de hambre antes del secado cuando se les proporciona una dieta con una densidad energética reducida, a pesar de ofrecerse para consumo ad libitum.

Un paso importante en la producción de leche a nivel mundial es detener artificialmente la producción de leche en un momento específico durante la lactancia, generalmente alrededor de 60 días antes del próximo parto, en un proceso llamado secado. El período seco resultante cubre las últimas semanas de gestación. El secado abrupto es una práctica común en muchas granjas lecheras comerciales, pero el manejo del secado también puede ser gradual, incluyendo la alimentación con dietas bajas en energía y la reducción de la frecuencia de ordeño antes del último día de ordeño. Un período seco antes de la próxima lactancia asegura la regeneración de las células de la ubre, aumenta la producción de leche en la lactancia siguiente y facilita el tratamiento de posibles infecciones intramamarias.

Sin embargo, el secado puede afectar el bienestar de las vacas. Por ejemplo, antes del secado, las vacas suelen ser trasladadas de su grupo de residencia a un corral de secado, lo que puede causar estrés debido a un nuevo entorno y el establecimiento de nuevas relaciones de dominancia. Además, la interrupción repentina del ordeño en vacas de alto rendimiento difiere considerablemente de la disminución gradual en la producción de leche que se observa en el entorno natural. Como resultado, la interrupción repentina del ordeño puede aumentar la presión en la ubre debido a la acumulación de leche y provocar malestar, mayor incidencia de fugas de leche e infecciones intramamarias después del secado. Al mismo tiempo, las vacas pueden experimentar restricción cuantitativa o cualitativa de la alimentación para reducir el suministro de nutrientes a la ubre y, por lo tanto, la producción de leche antes del último ordeño. Sin embargo, estudios anteriores han informado sobre estrés metabólico y un mayor número de vocalizaciones en vacas alimentadas con una dieta restringida o con una dieta reducida en energía para consumo ad libitum antes del último ordeño, lo que sugiere algunas consecuencias perjudiciales de estas estrategias de alimentación.

Además, continuar alimentando con una dieta de lactancia hasta el último ordeño podría beneficiar a las vacas evitando un balance energético negativo antes del inicio del período seco, aunque el cambio negativo en la calidad de la dieta el día del secado sería más abrupto. Sin embargo, se sabe poco sobre los efectos del manejo del secado en la motivación alimentaria de las vacas lecheras. Una forma de obtener conocimiento sobre las consecuencias específicas del secado en la motivación alimentaria es realizar una prueba de comportamiento estandarizada que estimule una respuesta conductual significativa relacionada específicamente con el alivio de una presunta insuficiencia calórica.

Las pruebas de motivación pueden basarse en respuestas operantes y dependen de un equilibrio entre un recurso deseado y el desempeño de una respuesta operante para obtener acceso al recurso en cuestión. Aunque hasta ahora no se ha investigado específicamente sobre las vacas alrededor del secado, se han aplicado diferentes paradigmas para investigar la motivación alimentaria en el ganado. Por ejemplo, se ha requerido a los animales caminar largas distancias, empujar una puerta con peso, etc.

El presente estudio investigó los efectos aislados y combinados de diferentes densidades energéticas de la alimentación (dieta normal de lactancia versus dieta reducida en energía, ambas ofrecidas para consumo ad libitum) y frecuencias diarias de ordeño (dos veces versus una vez) en la motivación alimentaria de las vacas lecheras en dos días separados antes del último ordeño utilizando un comedero con puerta de empuje ponderado. Se planteó la hipótesis de que las vacas con la dieta reducida en energía estarían más motivadas para alimentarse y, en consecuencia, mostrarían una menor latencia para obtener la primera recompensa alimentaria y empujarían de forma progresiva un mayor peso en el comedero con puerta para obtener recompensas alimentarias sucesivas. Además, se esperaba que el ordeño dos veces al día aumentara la motivación alimentaria debido a un mayor requerimiento de nutrientes.

ARTICULO COMPLETO     LAS VACAS LECHERAS ALIMENTADAS COM UNA DIETA BAJA EN ENERGIA ANTES DEL SECADO