EL MANEJO DE LAS INSTALACIONES Y DEL REBAÑO DETERMINA EL GRADO DE BIENESTAR ANIMAL DE LAS GANADERÍAS DE VACUNO DE LECHE

241

 

 

 

EL MANEJO DE LAS INSTALACIONES Y DEL REBAÑO DETERMINA EL GRADO DE BIENESTAR ANIMAL

En una ganadería existen tres variables que de forma general se agrupan en el medioambiente, los animales y las personas. En un sistema intensivo el medio lo constituye principalmente el establo, donde las vacas desarrollan su vida y su actividad productiva. Así, el estado en el que se encuentren las vacas será un re ejo de cómo se maneje el rebaño y su medioambiente; las personas son las únicas responsables del manejo para contribuir al confort de las vacas que se alojan en el establo.
Para determinar el nivel de bienestar de una ganadería se precisan evaluar los parámetros de cada una de las áreas de manejo, donde se consideran el establo, las vacas y a las personas como sectores de gestión independientes. El establo se puede dividir en seis áreas: descanso, circulación, alimentación, ordeño, ventilación y bioseguridad, pero deben coordinarse conjuntamente para que la gestión de la ganadería progrese adecuadamente.

Yolanda Trillo Responsable de www.lideresenbienestar.com

Las evaluaciones del bienestar animal pueden resultar una buena herramienta para determinar puntos críticos que posteriormente habrá que monitorizar con el objetivo de prevenir y controlar desórdenes del manejo que afecten a los parámetros productivos y reproductivos. Evaluar el bienestar de las vacas puede realizarse de forma rápida y sencilla mediante observaciones sobre los animales del rebaño, de los cuales podemos determinar varios problemas. Estos parámetros se centran en la condición corporal (CC), podología, lesiones de corvejón y en la higiene, que podremos contrastar con parámetros productivos (litros/vaca/día, células somáticas, días en leche…) y reproductivos (días desde el parto al primer servicio, porcentaje de concepción al primer servicio, porcentaje de detección de celos, etc.) del rebaño.

La condición corporal genera información del estado nutricional de los animales. La CC de cada una de las vacas del rebaño debe ser adecuada al estado de lactación en el que se encuentran los animales y que, en una escala de 1 (delgada) a 5 (sobrepeso), esta puede variar según la gráfica 1 a lo largo de la lactación.

Cuando existen animales con sobrepeso o muy delgados habrá que realizar observaciones en el pesebre para conocer el origen de estos datos. Acciones como la selección de partículas más finas de la ración (debidas a una escasa uniformidad de mezclado, homogeneidad de picado en la ración o uniformidad de descarga a lo largo del pesebre) puede contribuir con problemas de acidosis ruminal. Las vacas dominantes pueden manifestar cambios de comportamiento más exagerado en el pesebre (mayor tiempo comiendo u hoyos en el fondo del pesebre cuando tratan de seleccionar el alimento), mientras que a las rezagadas las observaremos un menor tiempo en el pesebre y, por lo tanto, con escasas reservas de grasa. Posteriormente, habrá que revisar la funcionalidad del carro (cuchillas, puertas de descarga, etc.) y las características físicas y nutricionales de los alimentos para corregir el origen del problema observado en los animales.

CUANDO EXISTEN ANIMALES CON SOBREPESO O MUY DELGADOS HABRÁ QUE REALIZAR OBSERVACIONES EN EL PESEBRE PARA CONOCER EL ORIGEN DE ESTOS DATOS

La podología o la puntuación de la locomoción proporcionan información del aparato locomotor y de las pezuñas de las vacas, lo cual es dependiente del diseño del establo, sobre todo tipo de suelo y limpieza, así como las propiedades nutricionales de la ración. Si consideramos la escala de puntuación de la locomoción de 1 a 5, la clasificación 1 es sana, 2 moderadamente coja o cojera subclínica y 3-4-5 se consideran clínicas (4 y 5 de grado severo). En este caso se aconseja contabilizar las prevalencias de cada una de las puntuaciones.

Las lesiones de corvejón son un indicativo del diseño de los cubículos y observando cómo se acuestan las vacas pueden advertir de camas deficientes (insuficiente material de cama, material desgastado, etc.), cubículos estrechos o cortos. También se pueden percibir otras lesiones en el cuerpo que, según su localización, indicarán qué parte del cubículo está mal diseñada. La puntuación de las lesiones debe clasificarse por severidad, de 1 a 4 de moderada a leve, pasando por alopecias, rasguños y abscesos.

La higiene o limpieza del pelo de las vacas puede ayudar a determinar la frecuencia de limpieza del establo y camas, así como posturas diagonales en el cubículo, debido a un mal diseño. La higiene de los animales se puede evaluar en tres regiones: extremidad inferior, ubre y flancos, en escala de 1 a 4, de la más limpia a la más sucia. Cuando las vacas del rebaño presentan una puntuación superior a 2 se consi- deran con higiene escasa.

Una cuestión que interesa bastante es encontrar una forma efectiva de evaluar el bienestar animal en granja, y la respuesta es, en mi opinión, que existen muchos parámetros interrelacionados entre sí que afectan al resultado final. Por tanto, una forma simple de hacer una evaluación es buscar 4 parámetros sobre los animales, analizar una población de ganaderías cercanas y similares en cuanto a manejo y, posteriormente, clasificarlas en grupos de mejora para que puedan aprender unas de otras (benchmarking o evaluación comparativa). Así, por ejemplo, las recomendaciones para podología se han marcado en 70 % sana, 20 % cojera subclínica y 10 % a las cojas. Sin embargo, en el estudio que realizamos en 73 ganaderías gallegas, la pre- valencia de vacas con cojera subclínica o puntuación 2 fue del 28 %, es decir, no cumple las recomendaciones y, sin embargo, las ganaderías siguen generando un rendimiento. Por ello es importante establecer los objetivos en referencias bibliográficas y crear las nuestras propias por regiones, formas de manejo y características de las instalaciones.

La observación de parámetros sobre las instalaciones y referentes al manejo no se puede evitar sino que resulta imprescindible para justificar o buscar el origen de las observaciones realizadas en las vacas del rebaño.

ARTICULO COMPLETO   EL MANEJO DE LAS INSTALACIONES Y DEL REBANO DETERMINA EL GRADO DE BIENESTAR ANIMAL DE LAS GANADERIAS DE VACUNO DE LECHE