NUTRICIÓN Y MANEJO DE LAS TERNERAS

435

 

 

 

 

MANEJO DE LAS TERNERAS

Los primeros meses de vida de una ternera son decisivos en su salud y producción futuras. Existe consenso en la necesidad de suministrarle leche en cantidades suficientes, así como en cuidar cuestiones como el calostro

Las granjas se han ido concienciando en los últimos años sobre el impacto que tienen los primeros meses de vida de una ternera sobre su salud y producción futuras. En la reciente Semana Gandeira de Mazaricos, el responsable de vacuno lechero de Nanta, Manuel Rondón, expuso puntos que considera claves para la mejora del manejo y nutrición de las terneras. Resumimos a continuación sus recomendaciones, que comparten aspectos comunes con las de destacados expertos internacionales, como Robert Corbett.

En la recría de novillas, el objetivo se sitúa en alcanzar animales altos y de buena condición corporal y peso. En el primer año de vida, las novillas ganan un 50% de su peso final y un 75% de su altura. “En la altura, es conveniente recordar que si se retrasa el crecimiento en los primeros meses, no se producirá un crecimiento compensatorio más adelante, como si puede suceder con la ganancia de peso”, señala Manuel Rondón. “Una novilla de pequeña estatura tendrá más posibilidades en un futuro de sufrir problemas como endometritis tras los partos”, incide.

Ganancia de peso

La eficiencia alimentaria en novillas es más alta en los dos primeros meses de vida. En ese periodo, cada 100 gramos de ingesta, se traducen en 50-60 gramos de ganancia de peso. En el periodo de 2 a 4 meses, tras el destete, la eficiencia baja, pues de cada 100 gramos de ingesta, aumentará el peso en 30-40 gramos. La eficiencia alimentaria continuará descendiendo progresivamente, hasta que a los 9-10 meses, de cada 100 gramos ingeridos, sólo 8-10 se transformarán en peso.

¿Qué áreas hacen más eficiente el desarrollo de las novillas durante la recría?. Manuel Rondón destaca la importancia del bienestar de los animales y señala las posibilidades de mejora del manejo en una serie de cuestiones, que pasamos a resumir.

Transición de casetas individuales a grupos

Uno de los puntos complicados de la recría es la transición de casetas individuales a lotes, que se acostumbra a realizar a los dos meses de vida. Rondón defiende un adelanto de las agrupaciones en parejas o pequeños grupos a partir de la tercera semana, pues considera que generará beneficios futuros en los animales, entre ellos, los siguientes:

– Definición de habilidades sociales y mayor capacidad de aprendizaje.

– Mayor ingesta de alimentos en el momento del destete.

– Reducción de estrés y de comportamientos anormales en los lotes, pues cada animal ya

conocerá previamente a algunas de las terneras que lo acompañarán en el lote.

– Animales más dominantes a la hora de comer en lotes y menos temerosos.

– Ahorro de espacio y mano de obra.

– En el largo plazo, es previsible que el animal entre antes en producción, con lo cual se alarga potencialmente su vida útil y su producción de leche

Incremento del consumo de leche

En el sistema tradicional de recría, se practicaba una dieta restrictiva, con aportaciones de 4 litros de leche diarios hasta el destete. Ese manejo se traducía en animales hambrientos y que ganan menos peso. El incremento en el aporte de leche, repartido en 2-3 tomas, permitirá adelantar el primer parto hasta en 20 días y lograr una primera lactación con alrededor de 500 litros de leche más, según señala Manuel Rondón. La diferencia de peso entre una ternera que sigue una dieta racionada de leche y una ternera a la que se le permite unconsumo libre supera los 20 kilos a los 54 días (61 kilos frente a 83).

Aportación de calostro en las primeras horas de vida

Los estudios realizados revelan que la aportación de calostro en las primeras horas de vida será decisiva en la vida del animal. Aquellos animales que consumen 4 litros de calostro en las primeras horas tras su nacimiento tienen una ganancia media diaria de peso mayor que aquellos que sólo consumen dos litros. A lo largo de su vida productiva, también está comprobado que su tasa de eliminación será menor. El primer aporte de calostro inicial de 4 litros debe complementarse con aportes menores, de 2 litros a las 12 horas de vida, o bien seguir el protocolo de 3 litros en las primeras 2 horas de vida, 2 litros a las 6 h y 2 litros a las 12 h de vida.

ARTICULO COMPLETO  NUTRICION Y MANEJO DE LAS TERNERAS DE RECRÍA