Jue. Jun 13th, 2024

PERIODO DE TRANSICIÓN: ESTRATEGIAS DE NUTRICIÓN PARA VACAS LECHERAS DE ALTA PRODUCCIÓN

OEA Por OEA Abr8,2023

 

 

 

 

PERIODO DE TRANSICIÓN: ESTRATEGIAS DE NUTRICIÓN PARA VACAS LECHERAS DE ALTA PRODUCCIÓN

Estrategias de nutrición para optimizar el periodo de transición en vacas lecheras de alta producción

POR GENÉTICA BOVINA Ing. Agr. (PhD) Alejandro Palladino Investigador INPA CONICET

Dentro del ciclo productivo, el periodo de transición es clave para el normal desarrollo y progreso de la lactancia en forma exitosa. Desde hace algunos años, la investigación ha puesto el foco en esta etapa con el objeto de disminuir los problemas metabólicos característicos del periodo y mejorar la performance de los animales.

Los avances en el mejoramiento genético de las vacas lecheras han resultado en animales de alto mérito con niveles de producción impensados solo algunas décadas atrás. La vaca lechera moderna se parece más a un deportista de alta performance que a sus primas cercanas, “las negras” que se ven en los sistemas de cría. Estos cambios trajeron aparejados una serie de desafíos con respecto al manejo de la alimentación y el ambiente en general que resultan ineludibles cuando se piensa en sistemas de alta producción individual.

Para entender el diseño de nuevas estrategias productivas es necesario entender qué le sucede a la vaca durante esta etapa crítica. El objetivo de este artículo es describir brevemente la etapa de transición y mencionar algunas prácticas de manejo y alimentación que contribuirán a mejorar la performance de vacas lecheras de alta producción

Qué es la vaca en transición

Se conoce como periodo de transición de la vaca lechera al tiempo que transcurre desde 20 días antes del parto hasta los 20 días posteriores al mismo. Es una etapa crítica de la vida de la vaca y del ciclo productivo de la explotación ya que durante este lapso de tiempo ocurren cerca del 80% de las patologías del rodeo lechero. De esta forma se entiende que el éxito logrado durante esta etapa tendrá un efecto directo sobre la producción de la vaca y, en consecuencia el resultado económico de la empresa.

Uno de los problemas principales durante esta etapa es la disminución del consumo de materia seca (CMS) como consecuencia de los cambios fisiológicos que ocurren con la cercanía al parto y el comienzo de la lactancia.

A su vez, durante el mismo periodo, los requerimientos nutricionales aumentan de forma significativa con el inicio de la lactancia, lo cual pone a los animales en lo que se conoce como balance energético negativo (BEN). El BEN en animales de alta producción es prácticamente inevitable, pero existen prácticas de alimentación y manejo que permiten alivianar el efecto negativo del BEN, permitiéndole a la vaca recuperar rápidamente su capacidad de consumo.

Cuando el BEN es importante, uno de los órganos más comprometidos es el hígado. Este órgano funciona como la “fabrica” del cuerpo y está encargado de metabolizar los nutrientes que llegan, ya sea a partir de la dieta como aquellos productos de la movilización de reservas. Durante la etapa de transición, el animal moviliza grasas para generar energía disponible y nutrientes para la síntesis láctea. Si la movilización es excesiva, el hígado no puede metabolizar la totalidad de los ácidos grasos que llegan y estos comienzan a acumularse, lo cual en exceso, provoca lo que se conoce como “hígado graso”. Las consecuencias de esta patología son, entre otras, menor capacidad de síntesis de glucosa a partir del propiónico, menor conversión de N-NH4 a urea, menor respuesta inmune, etc.

Otra consecuencia de la excesiva movilización de reservas es la cetosis, lo cual genera, entre otras cosas, una disminución aún mayor del CMS, agudizando el BEN y los trastornos relacionados. La cetosis se refiere a la acumulación excesiva de cuerpos cetónicos, los cuales son producto del metabolismo de las grasas.

Uno de los grandes problemas de esta patología es la posibilidad de que aparezca en el hato con gran frecuencia como subclínica, lo cual no nos permite identificarla fácilmente, y desencadena toda una serie de patologías asociadas sin causa aparente al principio (metritis, hipocalcemia, repetición de servicios, desplazamiento de abomaso, etc.).

En pos de mejorar el transcurso de la transición, se han diseñado diversas estrategias tanto para los animales que se encuentran en el preparto (-20 días) como para aquellas recién paridas (vacas frescas, desde el parto hasta el día 20).

A continuación se delinean algunas estrategias para cada etapa.

Preparto

Durante el preparto, el animal debe ser preparado de la mejor forma para lo que vendrá en el corto plazo: el parto y la producción de leche. Existen una serie de recomendaciones a tener en cuenta para asegurarse un buen manejo de la vaca preparto:

Maximizar el consumo de materia seca

Hay una correlación positiva entre el consumo preparto y posparto. Por lo tanto si se logran altos CMS en el preparto, el consumo posparto será mayor y por ende mayor la producción de leche.

ARTICULO COMPLETO     PERIODO DE TRANSICION ESTRATEGIAS DE NUTRICION PARA VACAS LECHERAS DE ALTA PRODUCCION

 

OEA

By OEA

Ganadero,

Related Post