PUNTOS CLAVES A CONSIDERAR EN EL MANEJO DE LAS VACAS EN TRANSICIÓN

105

 

 

 

 

EL MANEJO DE LAS VACAS EN TRANSICIÓN

Sabemos que la vaca experimenta una depresión bien definida de su función inmune durante este período de seis semanas. El consumo de materia seca se deprime en cerca de 25% o más, y la presencia de varios factores de estrés ambiental o social puede agravar aún más la depresión en el consumo de alimento y la inmunidad. Por ende, realizar un adecuado manejo de las variables resulta fundamental.

Dr.Pedro Meléndez

Muchos administradores de lecherías se sienten frustrados por los desafíos de gestión que deben enfrentar con las vacas del grupo de transición (últimos 21 días de gestación o preparto, el parto, y los primeros 21 días de lactancia o posparto), debido a que su manejo no es fácil y afecta de forma directa tanto el rendimiento productivo como reproductivo de la vaca durante toda su lactancia y, por ende, la rentabilidad de todo el sistema. El período de transición, es un momento de alto riesgo en la vida de una vaca. Estas, en muchas lecherías, experimentan un alto riesgo de eliminación durante el primer tercio de lactancia (por lo general, aproximadamente el 10% a11% de todas las vacas se eliminan del rebaño dentro de los primeros 60 días después del parto, ya sea por muerte o ventas obligadas).

El período de transición es un momento crítico para toda la lactancia de la vaca con los consiguientes efectos a largo plazo que se extienden mucho más allá de un riesgo elevado de eliminación alrededor del parto. Sabemos que la vaca experimenta una depresión bien definida de su función inmune durante este período de seis semanas. El consumo de materia seca se deprime en cerca de 25% o más, y la presencia de varios factores de estrés ambiental o social puede agravar aún más la depresión en el consumo de alimento y la inmunidad.

El éxito del manejo del período de transición se relaciona con lograr una adecuada producción de leche durante la lactancia temprana; establecer un riesgo reducido de contraer enfermedades infecciosas y, por ende, de realizar tratamientos con antibióticos; alcanzar un adecuado balance energético con una mínima pérdida de condición corporal durante el posparto; y conseguir una eficiencia reproductiva encomiable.

A los veterinarios, nutricionistas y asesores siempre se les pide que investiguen y corrijan los problemas asociados a un pobre manejo en el periodo de transición. Por ejemplo, los rebaños que presentan una baja eficiencia reproductiva pueden tomar muchas veces medidas extremas en el programa de manejo, donde se incluyen el despido de los inseminadores o los cambios bruscos en los protocolos de inseminación, situación que aparece como errónea debido a que muchas veces las bajas en la fertilidad no están relacionadas con los inseminadores, el semen ni con los protocolos de inseminación, sino que sólo con problemas que ocurrieron 3 meses atrás, durante el periodo de transición. Así, por ejemplo, vacas que experimentaron fiebre de leche al parto o metritis al posparto, deprimen su tasa de concepción a menos de 35%, lo que en la práctica no tiene nada que ver con el rol del inseminador o el tipo de semen que se está utilizando. Lo mismo ocurre con los nutricionistas. Ellos pueden ser llamados a dar explicaciones en relación a la mala producción de leche que presentan las vacas. A menudo, se les exige hacer cambios bruscos en las dietas, sin que la producción mejore un centímetro. Esto ocurre porque el problema de la baja producción puede estar asociado, más que a una dieta formulada por el nutricionista, a una densidad excesiva de animales por corral, la falta de sombra en el preparto, un aumento en las distocias por mal manejo del parto o un excesivo cambio de grupo de animales, lo que afecta el ranking social. También pueden influir problemas asociados a la gestión, como el establecimiento de corrales y galpones inadecuados, camas de mala calidad, falta de sombra, producción de forrajes de mala calidad, e implementación de protocolos, manejo y chequeo de las salas de ordeña inadecuados, entre otras tantas cosas.

Entonces cada miembro del equipo de trabajo, incluyendo los dueños, tiene que hacerse cargo de sus funciones específicas. La cooperación de todos los miembros del equipo de trabajo, así como un esfuerzo de gestión concertada y dirigida a la prevención de los problemas alrededor del parto (vaca en transición), son fundamentales para asegurar el éxito y la rentabilidad de las empresas lecheras.

Las pautas

En el siguiente artículo se ofrece una lista de revisión que fue diseñada para ofrecer algunas pautas de manejo que ayuden a los veterinarios, consultores, propietarios y gerentes a mejorar la gestión de las vacas en transición, el rendimiento del posparto temprano y el éxito reproductivo, así como a disminuir el riesgo de enfermedades y la eliminación prematura. No pretende solucionar todos los problemas del periodo de transición, sino simplemente brindar una ayuda en el monitoreo del rebaño y en la mejora de la gestión del día a día.

ARTICULO COMPLETO   PUNTOS CLAVES A CONSIDERAR EN EL MANEJO DE LAS VACAS EN TRANSICION