RECOMENDACIONES PARA MEJORAR LOS SÓLIDOS DE LA LECHE

242

 

 

 

RECOMENDACIONES PARA MEJORAR

LOS SÓLIDOS DE LA LECHE

En el contenido de sólidos de la leche influyen factores nutricionales, pero también otros que no se relacionan con esta variable, como la época del año. A continuación el docente de la Universidad de Missouri, Dr. Pedro Meléndez, ahonda en este tema y entrega algunas recomendaciones para realizar un mejor manejo de este aspecto.

Dr. Pedro Meléndez

El miércoles 27 de Julio de 2016 en la localidad de Río Bueno, Región de Los Ríos, se realizó el seminario titulado: “Mejorando los Sólidos de la Leche en Ganado Lechero a Pastoreo”. El evento se enmarca en el contexto de las Primeras Jornadas de Medicina Productiva del Ganado Bovino Lechero, organizado por la Universidad de Missouri, Estados Unidos. En esta ocasión, el seminario fue dictado por el Dr. Thomas Jenkins, experto en la nutrición de grasas y manejo de sólidos de la leche de la Clemson University, y por mi persona, como representante de la Universidad de Missouri.

 En el contenido de sólidos de la leche influyen factores nutricionales, pero también otros que no se relacionan con esta variable. En este sentido, el factor no nutricional más importante que afecta el contenido de sólidos, especialmente el contenido de grasa de la leche, es la época del año. En primavera y verano siempre se observa una caída en la grasa de la leche, lo que tiene que ver con el exceso de temperatura ambiental, el exceso en el consumo de praderas en crecimiento activo, los días en leche disminuidos producto de un gran golpe de parición en épocas de primavera, la presencia de enfermedades como acidosis ruminal, y la genética junto a la raza. Así, por ejemplo, la raza Holstein produce menos grasa en términos de porcentaje respecto de jersey. Sin embargo, produce más kilos de grasa en total, debido a que produce más leche que la contraparte. Por lo mismo, una vaca Holstein produciendo 25 kg de leche, con un 3,5% de materia grasa, produce 0,875 kg de grasa al día, mientras que una vaca jersey produciendo 15 kg de leche, con un 5% de materia grasa, produce 0,750 kg de grasa en el mismo periodo.

En la ocasión también se señaló que el sólido más variable y fácil de modificar en la leche es la grasa, la cual puede oscilar, en el caso de la raza Holstein, desde 2,3% a 4,8%. La proteína, en cambio, es menos variable y más difícil de modificar. De hecho, sólo oscila entre 2,9% y 3,5% como proteína verdadera. La lactosa o azúcar de la leche, en tanto, es prácticamente inmodificable desde el punto de vista de su porcentaje.

Según Jenkins, la proteína de la leche se ve principalmente afectada por el aporte de energía y aminoácidos a la glándula mamaria. En general, un mayor aporte de energía y aminoácidos hace que aumente la producción de leche prácticamente sin variar el porcentaje de proteína de la misma. Vale decir, lo que aumenta son los kilos de proteína de la leche que produce una vaca día a día, por lo que esta debería ser la pauta de las plantas receptoras para pagar por sólidos, es decir, kilos totales de grasa y proteína.

En el caso de alimentar un exceso de almidón y bajos niveles de fibra, se va a ver afectada la producción de proteína microbiana. Lo mismo va a ocurrir si sub alimentamos almidón y azúcares o sobrealimentamos grasas, principalmente aceites insaturados no protegidos. Esto va a alterar la producción de biomasa del rumen y disminuirá la producción de proteína metabolizable, afectando, por ende, la síntesis de proteína de la leche. En general, las grasas incrementan la producción de leche pero disminuyen la concentración de proteínas entre 0,1 y 0,4 puntos porcentuales. Por lo tanto, la producción total de proteína láctea permanece estable. Por otro lado, la falta de proteína degradable en el rumen va a afectar la síntesis de proteína microbiana con la consiguiente disminución de proteína metabolizable y, por ende, proteína láctea. Una reducción tanto en cantidad como en calidad de la proteína bypass o no degradable en el rumen también va a disminuir el aporte de aminoácidos esenciales en el duodeno, con una menor producción de proteína metabolizable y con el mismo resultado negativo de una menor síntesis de proteína láctea.

ARTICULO COMPLETO     RECOMENDACIONES PARA MEJORAR LOS SÓLIDOS DE LA LECHE