“USO CORRECTO DEL PEDILUVIO E HIGIENE AMBIENTAL”

418

 

 

 

USO CORRECTO DEL PEDILUVIO

Afecciones Podales – Capítulo 4 “Uso correcto del pediluvio e higiene ambiental”

Cómo hemos visto en los artículos escritos por la comisión de afecciones podales de APROCAL el enfoque sistémico de las enfermedades podales es muy importante. Podemos dividir las enfermedades podales en dos grandes categorías: las enfermedades no infecciosas y las infecciosas.

Comisión de Afecciones Podales de APROCAL. Coordinada por el Dr. Enrique Pofcher, y conformada por Dr. Bruno Rutter, Med.Vet Mariano Alonso, Med. Vet. Joaquin Chiozza, Med.Vet. Nicolás Gonzales, Ing. Agr. José de Nicolás y Med. Vet. Sergio Minini.

En el grupo de las infecciosas encontramos la Dermatitis Digital, Dermatitis Interdigital y Flemón Coronario. Es la Dermatitis Digital Bovina (DDB), también conocida como Enfermedad de Mortellaro, “Verruga Peluda” o simplemente “llaga” en el campo argentino, la patología más difundida presente en nuestros rodeos.

Es causada por bacterias del genero Treponema spp. de gran resistencia en el medio ambiente y con gran capacidad de penetrar los tejidos. Es una enfermedad multifactorial infecciosa y contagiosa muy dinámica con varios estadios de lesiones y extremadamente dolorosa para el animal. Los microorganismos causantes de la DDB también han sido asociados a úlceras de suela, enfermedad de línea blanca y necrosis de pinza, en presentaciones clínicas que no responden a los tratamientos habituales y se han dado en llamar “lesiones irrecuperables” (Blowey, 2011; Minini, 2013).

Es fundamentalmente entonces sobre las enfermedades infecciosas y entre ellas la DDB donde toma importancia el uso del pediluvio como herramienta de prevención y control de la enfermedad en los rodeos.

Llegado este punto, es necesario aclarar que la rutina de baños podales no tendrá efecto para disminuir la prevalencia de enfermedades no infecciosas, como por ejemplo las lesiones traumáticas en la suela de las pezuñas. La percepción que el productor tenga sobre el éxito o fracaso de un sistema preventivo depende fundamentalmente de las expectativas que tenga sobre el mismo y del manejo que el profesional haga sobre esas expectativas.

¿Es conveniente usar un “lavapatas” antes del pediluvio?

Hay tantos diseños para pediluvios y tantas opiniones como asesores y productores. Temas como uso de un pre- pediluvio o dimensiones del baño medicado son objeto de permanente discusión y cuestionamiento. De acuerdo a los últimos trabajos publicados, se desaconseja el uso de un pre-pediluvio o “lavapatas”. Uno de los dos argumentos a favor de un lavapatas lleno con agua, es que las vacas defecan más en el mismo y menos en el pediluvio medicado. Los estudios de N.B. Cook y otros (2011) demostraron que esto no es así, sino más bien al contrario. Además, el uso de lavapatas tiene otro efecto negativo adicional que no debe pasarse por alto: uno es diluir el pediluvio medicado por el arrastre de agua que hacen las vacas en sus pezuñas.

ARTICULO COMPLETO   USO CORRECTO DEL PEDILUVIO E HIGIENE AMBIENTAL